Cómo afecta el tener dos pagadores en la declaración de la renta

Cómo afecta el tener dos pagadores en la declaración de la renta

Existe una creencia muy extendida de que tener dos pagadores en el IRPF es algo negativo que nos hará pagar más impuestos. En el blog de hoy vamos a ver qué hay de cierto en todo esto.

Un cambio de trabajo o tener una colaboración son algunos de los casos en que deberemos incluir un segundo pagador en nuestra declaración del IRPF. Existe la creencia de que esto nos hará pagar más impuestos, pero nada más lejos de la realidad, estar empleado en varias empresas o cambiar de trabajo no tiene efecto alguno en nuestra factura fiscal. El número de pagadores que tengamos no afecta a la forma de calcular la cuota de IRPF que debemos ingresar, el cálculo es el mismo ya tengamos uno o cincuenta pagadores.

En este punto del blog es donde algunos empezáis a pensar que estoy en un error, pues tenéis un primo o un amigo que pago una barbaridad cuando hizo la declaración de la renta ya que tenía dos trabajos, dio un curso o cambio de empresa, y razón no os falta, pero sencillamente es una mala interpretación tributaria.

Lo que ocurre es que, si se trata de un segundo trabajo, aumentan los ingresos, también la base imponible y, por lo tanto, pagaremos más impuestos. Sin embargo, este aumento de la factura fiscal no tiene tanto que ver con el número de empleadores, sino con el incremento de nuestro salario al sumarse dos nóminas. ¿Y cuándo se produce un cambio de trabajo? En este caso el mito se sustenta en las retenciones de IRPF, que por ley pueden ser menores al pasar de una empresa a otra dado que cada empresa retiene en relación a lo que paga durante el año natural y, como ya hemos comentado, cuanto menores son las retenciones más posibilidades hay de que toque pagar en la declaración de la renta.

No perdamos de vista que la declaración de la renta es una regularización de las retenciones que hemos pagado durante el ejercicio anterior, si son más de lo que nos corresponde hacienda nos devolverá, en el caso contrario, nos toca pagar lo que no pagamos el año anterior.

Donde sí que realmente incide el contar con dos pagadores es en la obligación o no de presentar la declaración de la renta. De forma general, los trabajadores por cuenta ajena que han tenido sólo un pagador estarán exentos de declarar si sus ingresos no superan los 22.000 euros anuales. La cosa cambia y se complica cuando introducimos más de un pagador. En este caso el límite cae hasta los 11.200 euros siempre que hayamos percibido un total de más de 1.500 euros durante todo el año del segundo y posterior pagadores. A efectos prácticos, esto quiere decir que quien ha tenido más de un trabajo durante el año tiene muchas posibilidades de estar obligado a presentar el IRPF.

En el supuesto de que se tengan ingresos por actividades económicas es obligatorio sin excepción hacer la declaración de la renta.

 

Pero, ¿Cuándo hay dos pagadores en el IRPF?

La respuesta es sencilla, existen dos pagadores a efectos del IRPF cuando cambie el NIF del empleador, salvo que exista una subrogación de trabajadores. Es decir, las prestaciones de la Seguridad Social y el paro se consideran un segundo pagador, lo comento pues una persona que no ha estado obligada a presentar declaración de la renta por no llegar al umbral de los 22.000 euros, estará obligada a presentarla si pierde el trabajo y percibe prestación por desempleo, al haber recibido retribuciones de dos pagadores diferentes, la empresa y el INEM.

 

Mis conclusiones

Sé que a nadie le gusta pagar, a mí tampoco. También sé que la devolución de Hacienda, junto con los Reyes Magos y el ratoncito Pérez son unas de esas alegrías que no queremos perder, pero pensemos una cosa. Hacienda puede ser muchas cosas, pero tonta no es. ¿Por qué Hacienda devuelve esa enorme cantidad de dinero cada año?, sencillo, se financia a un interés cero a costa de los ciudadanos, coge más de lo que debe y luego, pasado un año o casi dos nos los devuelve y nosotros le devolvemos nuestra sonrisa en lugar del cabreo que correspondería.

El caso contrario opera igual, si debes pagar a Hacienda te has financiado a costa del presupuesto público a interés cero, felicidades, sé que pagar no gusta, pero si eres consciente de esto y lo esperas lo harás con más gusto pues, aunque no lo parezca, al final habrás sido el más listo de la clase.

 

Espero que les haya sido de utilidad, ya saben que si necesitan más ayuda pueden contactar con Ramajo Asesores, Gestoría Administrativa y Asesoría en Salamanca, por teléfono o mediante el cuestionario que encontrará en nuestra web.

 

Por Antonio Ramajo

Socio Director de Ramajo Asesores, Gestoría Administrativa y Asesoría en Salamanca

Gestor Administrativo, Licenciado en Económicas y Diplomado en Relaciones Laborales.

 

Si te gusta compártelo
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Blogger

Contacta

Placentinos 11 - 37008 Salamanca
T | 923 711 541
E | info@ramajoasesores.com

Horario

Lunes a Viernes
09:00/14:00
Jueves
16:00/19:00

Redes Sociales

Síguenos